Toro de Lidia | Características, peso, tamaño, alimentación y cuidados

El toro de lidia, también conocido como toro bravo, es una de la primeras razas de ganado que se ha definido por sus rasgos funcionales. Destaca por no tener un prototipo racial único para todo el linaje, ya que, el único denominador frecuente en todos, es la agresividad. A continuación, conoce más detalles sobre esta raza.

Origen del toro de lidia

Proceden de la península ibérica. Los primeros indicios de esta raza de bovino empiezan en el siglo XV y XVI en la provincia de Valladolid. Era el tiempo de los Reyes Católicos donde la proximidad a la corte hizo que se criase en grandes extensiones de terrenos una vacada, lo que sentó las bases del toro bravo. Fueron los primeros toros utilizados para festejos reales, ya que, partían a las fiestas de los pueblos o para las eclesiásticas.

Luego, se desarrollaron ganaderías en otros lugares de España, pero no fue hasta el siglo XVII que las vacadas de lidia cobraron auge. En la actualidad esta raza es criada para emplearse en diferentes espectáculos taurinos como los encierros o las corridas.

Características físicas del toro de lidia

toro de lidia

En la raza de lidia existen ejemplares con morfologías muy diferentes, así como, pelajes y encornaduras variadas. Sin embargo, las siguientes características son las más habituales.

  • En el macho la cabeza es corta con pelo abundante rizado en la frente.
  • La hembra es de cabeza estrecha y alargada con cuernos desarrollados y finos en gancho.
  • Los cuernos del macho son en gancho muy desarrollado, pero de diferentes tamaños, color y dirección en cada ejemplar.
  • Tienen orejas pequeñas con abundante pelo en el interior.
  • Son de ojos expresivos con una mirada bastante agresiva.
  • El cuello de la hembra es descarnado y plano con muy poca papada. Pero el del macho es corto y potente con gran morrillo.
  • La vaca presenta un tronco poco armonioso.
  • Son de línea dorso-lumbar recta o sutilmente ensillada.
  • El tronco del toro es cilíndrico con costillares arqueados.
  • Los lomos de la vaca son bastante descarnados, mientras que los del macho son musculosos.
  • La hembra se caracteriza por ser de vientre abultado.
  • Presentan nalgas rectas y una cola larga y fina.
  • Extremidades cortas, finas y fuertes.
  • El pelo es tupido y fino.
  • Un 80% de estos animales tiene una capa negra zaina con mucosas pezuñas.
  • La piel es elástica y fuerte.
  • Pueden presentar capas de diez tipos de pelajes diferentes, entre los más comunes están las castañas, tostadas, coloradas y berrendas. También, hay ensabanadas, salineras y sardas.

Tamaño y peso promedio de la raza

El toro de lidia es de gran tamaño, por lo general, mide unos 250 cm de longitud y 150 cm de alto pudiendo variar en ocasiones. El peso común en un macho adulto ronda en los 450 a 600 Kg, mientras que el peso de la hembra oscila en torno a los 250 a 350 Kg.

¿Cómo se alimenta el vacuno de lidia?

toro de lidia

Si se encuentran en granjas suelen alimentarse de forrajes que son partes de las gramínea o leguminosas con alto contenido de fibras. Cabe señalar que, los forrajes pueden conservarse como heno o ensilaje.

Además, ingieren suplementos alimenticios ricos en vitaminas, minerales y concentrados o piensos bajos en fibra y ricos en energía. Los más comunes son los granos de cereales, por ejemplo, el maíz, trigo, cebada y sorgo. También, se utilizan los granos de semillas de leguminosas como garbanzos y habas. Esta alimentación es la más idónea para los tiempos de sequía, de ese modo, obtendrán todo tipo de nutrientes. No obstante, debe ser vigilada cuidadosamente lo que consumen desde que son becerros.

Por otro lado, si el ganado se cría en un sistema extensivo, es decir, en la naturaleza, se alimenta de pasto del campo formado por diversos tipos de hierba.

En conclusión el toro de lidia es una raza conocida desde tiempo inmemorial, caracterizada principalmente por sus instintos temperamentales.